Ataque de seguidores falsos, ¿nueva forma de terminar con la reputación (y la cuenta) de alguien?

Huevo Twitter

En 2008, en Genbeta sufríamos un ataque DDOS que nos dejó fuera de combate durante varios días. Por aquel entonces, uno de nuestros posts que destapaba la estafa de los servicios para saber quién te tenía añadido en el MSN (qué tiempos…) estaba bien posicionado en Google y nos amenazaron para retirarlo. Ante nuestra negativa, la amenaza se cumplió.

¿Por qué hablo de todo esto? Sencillo: al medio online The Daily Dot le está pasando algo similar, sólo que en lugar de un ataque DDOS (que hoy en día son más fáciles de contrarrestar) han ido a por la cuenta de este medio en Twitter. ¿Cómo? Inflándola de seguidores falsos en Twitter. Pero ¿que se añadan seguidores a tu perfil es algo malo? Sí, por varias razones que vamos a repasar a continuación.

Desafiando las normas de Twitter

Para comenzar, el contratar este tipo de servicios que aumentan de manera artificial los seguidores de una cuenta no está permitido según los términos de uso de Twitter: “La creación masiva de cuentas puede resultar en la suspensión de todas las cuentas relacionadas. Cualquier violación de las normas de Twitter puede conllevar la suspensión permanente de todas las cuentas”. De la misma forma, está prohibido “comprar seguidores“ o utilizar herramientas de terceros que te garantizan conseguir más fans.

En el pasado Twitter ya ha tomado medidas contra cuentas que inflaban sus seguidores de forma artificial. ¿Cómo puede estar red social distinguir entre alguien que ha pagado por ganar seguidores de alguien que no ha pagado por ello y que simplemente está siendo atacado? Es muy difícil hacer esa distinción. Sin quererlo, Twitter podría interpretar que The Daily Dot está comprando seguidores y suspenderles la cuenta.

En The Daily Dot ya han avisado a Twitter de este ataque y han aportado pruebas para demostrar que ellos no han tenido nada que ver. En este caso hablamos de un medio relativamente importante, pero ¿cómo demuestra un usuario del montón que pueda ser atacado con este sistema que él realmente no ha comprado nada?

La reputación, entredicho

Además de poder causar un problema con Twitter, un ataque similar a éste puede causar problemas de reputación. A fin de cuentas, ¿tu te fiarías de un medio o persona que compra artificialmente seguidores para aparentar? En 2012, en plena campaña presidencial en Estados Unidos, Mitt Romney fue acusado de poseer un gran número de seguidores con cuentas falsas. El asunto salió en numerosos medios de comunicación.

Hasta tal punto fue aumentando la polémica por esto que el propio equipo de Romney tuvo que dar explicaciones a la prensa: ellos aseguraban no haber comprado seguidores. ¿El problema? Que realmente cualquiera puede comprarlos. Esta, por desgracia, puede ser una de las formas más rápidas y menos costosas (a fin de cuentas los seguidores se venden por “cuatro duros”) de generar una crisis importante de reputación a un tercero.

¿Quién está detrás del ataque de The Daily Dot?

Curiosamente, desde The Daily Dot tienen muy claro quiénes están detrás de su ataque. Se trata de Swenzy Marketing, una compañía de publicidad y social media con métodos poco ortodoxos para conseguir sus objetivos. En su sitio web, por ejemplo, no tienen problema en anunciar la venta de visitas en Instagram, likes en Facebook o visualizaciones en YouTube. The Daily Dot escribió de ellos y de sus técnicas en el pasado, algo que no ha debido sentarles muy bien.

En Genbeta | ¿Has leído alguna noticia sobre el número de followers falsos que tiene un famoso? No le hagas mucho caso


La noticia Ataque de seguidores falsos, ¿nueva forma de terminar con la reputación (y la cuenta) de alguien? fue publicada originalmente en Genbeta por María González.



Genbeta

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>